Negras webcam – Mujeres gordas negras tetonas xxx

Hoy tocan mujeres negras por la webcam. Mira esta negra hermosa que se muestra por cam:

Dale al Play y la cam de esta negra culona comenzará

Me llamo Yasmina y soy una negra de ébano de grandes tetas y nalgona de culo que me gustan las historias hot xxx mientras nos masturbamos por la cam en vivo online. Te cuento.
Ocasionalmente, viejas llamas se muestran de la nada. Cuando menos lo esperas, se muestran. Twitter es una enorme interfaz para que los ex se pongan en contacto contigo. A algunos no les importa que estés casado o que poseas novia. Sólo desean tener sexo.

Yo tuve Twitter a lo largo de años y tuve muchas oportunidades de follarme a viejas novias. Mi primer polvo femenino, que fue luego de mis vivencias con otros hombres de mi edad en la escuela secundaria, fue una chica mexicana. Llamémosla Mari. Mari fue mi novia en mi segundo año. Ella era gruesa, bonita, alegre y con lolas puntiagudas que aún crecían. Era una vaquera y utilizaba botas con una gorra de béisbol. Fue mi primera. ¡Soy un tipo blanco que quiere a las chicas mexicanas!

Una noche, cuando todavía íbamos a la escuela, la llevé al cine. Fuimos a cenar y pensé que la noche había terminado. Poseía un novio antes que yo y no era virgen. Lo sabía, por eso pretendía salir con ella, porque sabía que follaba. Me mencionó que condujera hacia su casa en el campo y en vez de girar en su sendero, me mencionó que girara en la dirección opuesta. Cada vez íbamos más al campo. Me mencionó que me detuviera en el naranjal y me estacionara.

Mi corazón comenzó a acelerarse. …….. ¿Iba a ser mi primera chica? ¿Iba a entender lo que se sentía en el coño, aunque tuviera el culo de otros hombres. Bueno, de esta forma fue. Se quitó los pantalones cortos de jean y la remera de tirantes. La miré y me dijo: “¿Te vas a desnudar o qué?” Me quité la ropa y ya se encontraba duro. Se acostó en el taburete delantero de mi camioneta de 1978 y levantó las piernas. Ingresé en ella y se sintió INCREÍBLE. Pero…… Sólo duré unos 30 segundos. Me volví loco dentro de ella. Ella se rió y me mencionó que empezaría a permanecer más cuanto más lo hiciéramos. Sabía que era virgen y le dije que lo era antes de que saliéramos.

Mujeres gordas negras por camara

 

VER Webcam

Salimos a lo largo de otro año y rompimos. Rompimos en buenos términos. Tuvo numerosos novios durante los años y descubrí en Twitter que en este momento era lesbiana. Estábamos en la época de los 20 años cuando me enteré de esto. Se encontraba casada con una chica que aparentaba más varonil que yo. Jamás entendí eso. ¿Por qué ser lesbiana y salir con una chica que se ve un hombre?

Avance ágil 25 años luego. Recibo una alerta de Twitter de Mari. Vaya. Eso es una disparidad. Ella pretendía ver cómo me iba. Me percaté de que su perfil era en este momento soltero y que todas sus imágenes con su mujer habían desaparecido. Me mencionó que se acababa de dividir de su mujer y que se encontraba triste. Sabía precisamente de qué se trataba todo lo mencionado. Ella pretendía algo de poronga. Y adivina qué, no sólo no dejo pasar el sexo, ella fue mi primer amor. Poseemos esa conexión. Por eso planeamos este reducido escape. Ella salió y alquiló una cuarto y yo llegué luego de ella. Se veía igual que el día que la conocí. Aún gruesa, pero no gorda. Lolas alegres con pezones mexicanos oscuros. Su culo era más importante pero todavía de esta forma duro para una mujer de bastante más de 40 años.

  acceso webcams  

Pretendía que esta noche fuera espectacular. Por eso tomé una chiquita píldora azul una hora antes de llegar ahí. Ya se encontraba medio duro sólo de reflexionar en ella y en mi poronga frotándose contra mis pantalones cortos. Nos acostamos en la cama, comentando de los viejos tiempos y ella sacó a relucir mis 30 segundos de sexo la noche en que lo hicimos por primera oportunidad. Nos reímos bastante.

Pero el instante era en este momento. Nos besamos, me mencionó que siempre se preguntaba cómo podría haber sido si nos hubiéramos quedado juntos. Bla, bla, bla, bla. Perra, estoy aquí por un coño. Nos engañamos. Me comí su coño, me chupó la polla. Pero en este momento, era el instante.

Negras tetonas xxx

Abrí sus piernas y me puse de rodillas sobre ella. Ella guió mi poronga dentro de ella. De todos modos se sentía realmente bien y se encontraba más apretada que el coño de mi mujer. Comenzamos a llevar a cabo el cariño con varios besos. Contacto muy cercano, contacto visual y charla sobre sexo. Era muy distinta al sexo que pensé que iba a tener. Me imaginé llegando ahí y golpeándolo, eyaculando y después marchándome.

Pero de todos modos hicimos el cariño. Para dos personas no enamoradas, y teniendo sexo por primera oportunidad luego de 25 años desde la más reciente vez, hicimos el cariño ardiente y con pasión. Ella fue con la capacidad de correrse dos ocasiones a lo largo de este tiempo. Follamos a lo largo de una hora y me mencionó que le dolía. No había tenido sexo en meses y cuando lo logró, fue con su mujer. Descubrí que no había tenido una verídica poronga en bastante más de 15 años. Aunque, mencionó que poseía una correa en ella la mayoría de ese tiempo. Me encantan las negras tetonas gordas. Es ver una por la cam online y no paro de pajearme en todo el día.

Me hice el agradable y dije que me masturbaría para finalizar y ella dijo: “¡No, de ninguna manera!” Me tomó la poronga y me la guió dentro de ella. Yo la se encontraba empujando, pero se encontraba accediendo como antes. De manera rápida me percaté de que se la iba a meter por el culo. Agarré el lubricante de mi reducido kit “para llevar” que siempre llevo a mis citas. Le lubricé el culo y después la poronga. Ella guió mi poronga a su culo otra vez. La metí dentro lentamente. El lubricante asistió a repartir. Lentamente metí y saqué mi poronga antes de poder ingresar totalmente.

Negras hot viciosas

En este momento soy un hombre de culo. Los gilipollas me ponen muy ardiente y caliente. Fundamentalmente si mi pareja está boca abajo y con el culo al aire. Le di la vuelta y se la volví a meter dentro. Luego de calentarla, fue con la capacidad de tomarla con muy fuerza. No iba a dejarla ir de forma sencilla. Me acerqué y le acaricié el clítoris mientras me metía la poronga dentro. Ella se encontraba haciendo un trabajo para lograr otro orgasmo. Luego de unos minutos, apartó mi mano y empezó a frotar vigorosamente su pinza. Gimió con una intensa pero apasionada súplica de que la cogiera más fuerte. Me puse en la posición de movimiento final de mi golpe profundo y comencé a tocarle el trasero. No pasó un largo tiempo desde que comencé a golpearla profunda y duramente, sentí su culo agarrando mi poronga rítmicamente. Dejó huír un gemido que era semejante a un gemido de llanto. Ha dicho mi nombre, constantemente. Me suplicó que me la cogiera más fuerte. Era ruidosa. No recuerdo que fuera tan ruidosa hace varios años. Se encontraba teniendo un orgasmo tan profundo. Sus piernas temblaban y próximamente sentí que mi carga se acercaba. Le dije que se encontraba próximo de correrse. Se giró sutilmente sobre su hombro izquierdo, se echó hacia atrás, se tomó la mejilla del culo y me miró a los ojos. Comenzó a mover sus caderas hacia adelante y hacia atrás sobre mi poronga. Pero cuando volvía sobre mi poronga, lo hacía con enorme fuerza. Le agarré la mano, se la tiré por el culo y le agarré las caderas. Que gusto da agarrar un buen culo de negra culona viciosa

Comencé a correrme. En este momento, todos entendemos que algunos orgasmos son superiores que otros. Algunos están bien. Algunos verdaderamente te dejan sin aliento y otros son tan intensos y se sienten tan jodidamente bien que piensas que te vas a desmayar y fallecer. Este orgasmo fue el último. Comencé a eyacular y se encontraba eufórico. Solamente podía recobrar el aliento. Cada pulsación que duraba 15-20 segundos se sentía como la primera. Todas mis pulsaciones eran profundas. Jamás pareció bajar. Terminé mi más reciente corrida pulsátil dentro de ella y la dejé dentro, enterrada intensamente hasta las bolas. Me la cogí tan fuerte que en este momento se encontraba totalmente boca abajo.

 Nalgona culona por cam en vivo

Me tomé un instante para recobrar el aliento. Miré hacia abajo y vi su cuerpo moviéndose como si se estuviera riendo. Me pareció escucharla reír. Le di una palmada en el culo y le dije: “¿De qué te ríes?” Me bajé de ella y me acosté a su lado. Esta perra se encontraba llorando. Rápidamente le pregunté qué le pasaba. Ella dijo: “¡No tengo ni idea!” Me rodeó con sus brazos y mencionó que no sabía por qué lloraba y que lo sentía. Me acurrucé con ella y la abracé poderosamente en mis brazos. Le dije que se encontraba bien y que podía llorar. Se detuvo luego de unos minutos y empezó a besarme con mucha pasión y dijo: “Gracias, necesitaba esa cogida y necesitaba llorar y me alegro de que ámbas cosas que pude llevar a cabo contigo”.

Nos levantamos y nos vestimos. Antes de abrir la puerta mencionó que no podíamos besarnos a la intemperie cuando íbamos a nuestros coches, por eso pretendía besarme antes de salir de la cuarto. Nos besamos otra vez y me dio las gracias. Mencionó que lo había necesitado a lo largo de un largo tiempo. Salimos y hemos visto el auto de la criada de al costado. La puerta se encontraba abierta y la criada se encontraba parado en el interior de la puerta sacando los artículos de su carro. Cuando pasamos, la criada nos miró y poseía una sonrisa en su cara que los dos conocíamos que aparentaba que acababa de finalizar de escucharnos tener sexo. Su sonrisa acabó con una inclinación de cabeza, como para aprobar lo que acababa de escuchar.

Al día siguiente, recibí un mensaje de Twitter que decía: “Estoy tan jodidamente dolorido. Mis brazos, mi espalda, mis piernas, mi coño! ¡Y no puedo cagar sin que me duela tanto! ¡Pero lo quiero de nuevo!” Le respondí con un emoji de risa. Le dije, “Cuando lo desees otra vez, estoy a sólo un mensaje de Twitter de distancia. Hazme entender cuando necesites esta polla de nuevo!”

Resumen: Negras por webcam online, Negras tetonas xxx cam porno, ébano chicas de grandes tetas y nalgonas culonas

Deja un comentario